ASUS_jóvenes-tecnologia

¿Cómo utilizan los jóvenes la tecnología?

¿Te has planteado alguna vez cómo podríamos definir la tecnología? La mayoría de las veces, suele definirse como ese conjunto de conocimientos, teóricos y técnicos, que nos permiten aprovechar ese conocimiento científico en nuestro beneficio común.

En los países del primer mundo, el 96% de los jóvenes de entre 15 y 29 años utiliza internet a diario; de ese porcentaje masivo, ocho de cada diez también usan redes sociales con cierta asiduidad. Internet y los social media, además, se han integrado entre los nativos digitales y los últimos milennials antes que los medios de comunicación tradicionales, a los que se recurre a medida que su edad avanza: prensa escrita, televisión, etcétera.

jóvenes tecnologia

Sin embargo, ¿sabes cuál es el dato más sorprendente sobre el uso de la tecnología —en especial, de las tecnologías de la información, o TIC— en personas menores de treinta años? El uso superficial de las mismas, que aumenta la brecha entre un sector más adulto que se ha formado y un sector joven que no ha recibido información suficiente y cuenta con un conocimiento más superficial de las nuevas tecnologías. Un poco paradójico, ¿no te parece? Y lo que todavía es más importante, ¿estás de acuerdo con estos estudios?

¿Qué tecnología y por qué?

Tanto el tiempo de uso como el haber crecido rodeados de ordenadores, tablets, teléfonos inteligentes y consolas parece indicar que la generación Z, la segunda generación de nativos digitales y la primera que no conoció de primera mano lo que quedaba del mundo analógico, utiliza la tecnología de forma cotidiana, pero superficial.

Hay dos cuestiones que han mitificado esto: por un lado, los padres, cuyo conocimiento ha sido escaso hasta la fecha, sobrevaloran los conocimientos de sus hijos; por el otro, la falta de formación, que nos enfrenta a esa idea de que, para aprovechar al máximo las nuevas tecnologías, no es necesaria una explicación, una transmisión del conocimiento y un acompañamiento progresivo.

Según Jordi Busquet, investigador principal del estudio El uso de las TIC y la brecha digital entre adultos y jóvenes, tener un mayor manejo con pantallas táctiles, teclados o mandos de videoconsola, no tiene una relación directa con saber cómo funciona una app o comprender los usos complejos de programas, aplicaciones o redes sociales.

Entonces, ¿cómo utilizan los jóvenes la tecnología?

Más allá de esa idea de superficialidad, podemos hacernos una idea más clara del uso de la tecnología mediante las búsquedas y el tiempo de uso en internet. Por un lado, el uso de internet está, básicamente, dedicado al ocio y a la comunicación: correo electrónico, juegos online, música, vídeos en YouTube y redes sociales (78% Facebook y un 73% Tinder, como las principales en estos rangos de edad), que se considera un canal de comunicación fundamental y cuyo no uso se ha relacionado con el riesgo de exclusión social con las personas más cercanas de sus círculos sociales.

Aquí no es todo negativo tampoco, puesto que las redes sociales, si bien pueden suponer una menor privacidad e intimidad, también permiten —en especial, para los jóvenes— mostrar sus distintas caras; no se trata solo de ser uno mismo(a), sino de probar quién me gustaría ser o qué estrategias sociales funcionan y cuáles no, en un círculo público menos intimidante.

Jóvenes y tecnología: aparente soltura; falta de profundidad

Al final, la condición de nativos digitales ofrece unas ventajas que no se han potenciado socialmente todo lo que hubiéramos podido. Así, no solo se trata de una generación mucho más heterogénea de lo que podríamos imaginar, donde se ha puesto en duda incluso esta visión de los nacidos envueltos en tecnología de última generación que jamás han obtenido más que mínimas competencias a nivel académico; donde la mayoría de las escuelas no se han adaptado ni lo han potenciado, acercándonos a medida que la generación Z crece a los mismos porcentajes de uso de la generación anterior, donde más de un 15% de los adultos de entre 35 y 44 no utilizan nunca un ordenador y más de un 20% se consideran usuarios “básicos”.

¡Eso sí! Hay que resaltar dos puntos muy positivos sobre la tecnología y los jóvenes. Por un lado, haber crecido como nativos digitales convierte a toda una generación en muy aptos para aprender a utilizar la tecnología de forma avanzada con mucha más soltura; por el otro lado, demuestra que eso que decían nuestros padres, madres, abuelos y abuelas de que solo nos interesa el ordenador, ¡no es cierto! Y los medios tradicionales funcionan muy bien con internet y la tecnología de última generación.




No hay comentarios

Añadir más