¿Necesita cuidados especiales en verano mi smartphopne?

Llevamos varios años batiendo récords de temperaturas en nuestro país. Si ya a nosotros nos cuesta lidiar con el sofocante calor del verano, imagina cómo deben afectarle estas altas temperaturas a los aparatos electrónicos, que ya de por sí se suelen calentar por su propio funcionamiento.

Precisamente el calentamiento del móvil en verano es una de las principales fuentes de problemas de este tipo de artefactos en una época donde las intensas olas de calor provocan temperaturas superiores a los 40 grados, momento en que los teléfonos empiezan a sufrir las peores consecuencias. Veamos cómo evitar los problemas que el calor ocasiona en tu móvil.

Los problemas más frecuentes del verano para tu smartphone

El verano es la época del año con más riesgo para tu móvil. Además de las roturas provocadas por la caída del teléfono al agua y los arañazos de los granos de arena sobre la pantalla, es habitual dejar nuestras pertenencias en la tumbona mientras estamos en el agua, sin darnos cuenta de que el sol puede dar de lleno sobre ellas y calentarlas. Y, cómo no, los aparatos electrónicos son los que peor llevan las altas temperaturas…

Como casi siempre, es mejor prevenir estas consecuencias de las altas temperaturas, ya que a veces los daños causados pueden ser irreversibles para nuestro teléfono móvil. Piensa que una exposición al sol durante una hora puede aumentar la temperatura de nuestro teléfono 15 o 20 grados más de lo normal, con lo que los componentes internos pueden empezar a sufrir y, a medio plazo, dejar de funcionar con normalidad. La batería es uno de los componentes que pueden verse afectados con más facilidad si la expones a temperaturas extremas. ¿Por qué no evitar este riesgo innecesario?

Cómo proteger tu smartphone del calor excesivo en verano

Consejos para evitar el calentamiento del smartphone en verano

Dejando a un lado el cuidado que debes imponerte para evitar los arañazos en la pantalla de tu móvil si lo usas en la playa, o la advertencia de no utilizarlo demasiado cerca del agua, el calentamiento del móvil es otro de los riesgos que puedes evitar si sigues los siguientes consejos:

  • Evita el sol directo: dejar el smartphone al sol puede dañar la pantalla y la batería del teléfono, por lo que debes dejarlos a la sombra siempre que puedas y, en cualquier caso, trata de guardarlos en alguna bolsa o funda que aísle lo máximo posible. Hoy día puedes comprar fundas especiales con los que estarás asegurado frente al calentamiento típico del verano.
  • Pese al punto anterior, cuidado con las fundas de mala calidad: pueden ahorrarte algún disgusto con la pantalla de tu smartphone, pero provocan que su temperatura aumente más en verano. Asegúrate de que la funda escogida no transmite demasiado el calor.
  • Para evitar el calentamiento del smartphone en verano, puedes verificar su temperatura con apps gratuitas como Coolify o Device Cooler, que además te ofrecen algunas pautas para bajar la temperatura al momento.
  • No dejes varios dispositivos juntos: si dejas el smartphone junto a la tablet o a la salida de ventilador del portátil, el sobrecalentamiento de uno de ellos puede transmitir el calor al resto. Igualmente, si cargas el móvil con una batería externa, recuerda que esta también se calentará durante el proceso de carga. Intenta mantener la máxima distancia entre ambos aparatos.
  • Trata de no dejar nunca el teléfono en el coche, ya que el interior de este alcanza temperaturas muy altas en verano y puede provocar el calentamiento del móvil. Si tienes que dejarlo, mejor apagado.
  • ¡Ojo con las aplicaciones en segundo plano! Algunas funciones siguen ejecutándose de manera silenciosa en el teléfono, aunque no tengamos activa la app, aumentando el calentamiento del terminal. Si no las estás utilizando, mejor asegurarse de que están totalmente cerradas. Incluso puedes reiniciar el teléfono cada 2 o 3 días.
  • Si ya es tarde para evitar el calentamiento del smartphone, debes tomar medidas para bajar su temperatura. Quítale la funda, apágalo y espera un rato a que se enfríe. Puedes acercarlo al aire acondicionado o a un ventilador, ¡nunca lo metas en la nevera!
  • Si tienes que seguir utilizando el teléfono, desconecta todas aquellas funciones que no necesites: WiFi, Bluetooth o GPS, para evitar que el calentamiento aumente.

Si sigues estos pequeños trucos podrás evitar el calentamiento del móvil en verano y seguir disfrutando del uso de todas tus apps sin riesgo de avería por altas temperaturas. Eso sí, no te despistes ante una posible caída del móvil al agua o un robo al descuido en la playa… ¡En verano, mil ojos para tu smartphone!




No hay comentarios

Añadir más